Blogia
biosangonera

Nuevos descubrimientos genéticos sobre la obesidad y la distribución de la grasa

Gracias a financiación comunitaria, un grupo de científicos ha identificado dieciocho puntos génicos (loci) desconocidos hasta ahora que influyen en la obesidad en general y otros trece relacionados con la distribución de la grasa. Los científicos, procedentes de Europa, Australia, Canadá y Estados Unidos, emplearon cerca de 250.000 muestras para investigar vínculos entre genes concretos y características humanas. Los resultados de su trabajo, publicados en dos artículos en la revista Nature Genetics, esclarecen el motivo de que algunas personas sean más proclives que otras a la obesidad.


La investigación, realizada por el consorcio GIANT («Investigación genética de rasgos antropométricos»), compuesto por 400 especialistas de 280 instituciones científicas de todo el mundo, consistió en un metaanálisis a gran escala de estudios de asociación de genoma completo (GWAS) centrados en el índice cintura/cadera (ICC) y el índice de masa corporal (IMC).

«Cada persona tiene un grado distinto de susceptibilidad a la obesidad», explicó el Dr. Joel Hirschhorn del Hospital Infantil de Boston y del Instituto Broad (ambos en Estados Unidos), que participó en los dos estudios y es uno de los autores del artículo sobre la obesidad. «Unas personas no cuidan rigurosamente lo que comen ni realizan ejercicio físico, y sin embargo apenas ganan peso, mientras que otras personas tienen que esforzarse constantemente para no engordar. Parte de esta variabilidad es genética y nosotros nos proponíamos comprender el motivo de que cada persona tenga una susceptibilidad genética distinta a la obesidad.»



Los estudios fueron satisfactorios por cuanto lograron identificar genes que no se sabía que influían en la propensión a la obesidad. Sus resultados facilitarán la distinción de tipos de obesidad y su tratamiento en el futuro, aseguró el Dr. Hirschhorn.

En el estudio sobre la obesidad en general se investigaron los factores genéticos que determinan el IMC, que se calcula dividiendo el peso de una persona en kilogramos por el cuadrado de su estatura medida en metros. Tras analizar los datos relativos a 124.000 individuos obtenidos en 46 estudios se descubrieron 32 puntos genéticos pertinentes, 18 de los cuales no se conocían. Los científicos hallaron dos variantes nuevas; una de ellas se encuentra en el gen que codifica una proteína receptora que responde a señales del intestino para qué regule la concentración de insulina y el metabolismo, y la otra se ubica cerca de un gen que se sabe que codifican proteínas que afectan al apetito.

«Uno de los aspectos más emocionantes de este trabajo es que la mayoría de las variantes identificadas asociadas al IMC se encuentran en genes o cerca de genes que nunca se habían asociado a la obesidad», indicó la Dra. Elizabeth K. Speliotes, del Hospital General de Massachusetts y del Instituto Broad, primera firmante del estudio sobre el IMC y participante también en ambos estudios. «Gracias a este trabajo estamos descubriendo que los factores biológicos subyacentes a la obesidad son numerosos, variados y en su mayoría aún sin caracterizar.»

Los resultados muestran que quienes poseían más de 38 variantes que incrementan el IMC pesaban entre 6 y 9 kilos más que quienes poseían menos de 22 de esa clase de variantes.

En el segundo estudio se indagó en las asociaciones entre loci y la distribución de la grasa. Tras evaluar los factores genéticos determinantes del ICC de 77.000 individuos incluidos en 32 estudios, y tras comparar esta información con los datos de más de 113.500 individuos participantes en 29 estudios, los investigadores hallaron 14 regiones de genes asociadas a dicho índice, 13 de las cuales no se conocían. Cabe destacar que siete de las variantes genéticas descubiertas tienen efectos más notables en las mujeres que en los hombres, lo cual sugiere que son responsables en parte de las diferencias en la distribución de la grasa que se observan entre mujeres y hombres.



«Al haber descubierto genes que influyen de manera importante en la distribución de la grasa y las diferencias entre hombres y mujeres, confiamos en sacar a la luz los procesos biológicos subyacentes decisivos», declaró la Dra. Cecilia Lindgren, del «Centro de Genética Humana Wellcome Trust» de la Universidad de Oxford (Reino Unido), investigadora experta del estudio sobre el ICC y participante también en el estudio sobre la obesidad.



Los resultados de este estudio sugieren que existen mecanismos biológicos específicos que regulan en qué parte del cuerpo se almacena la grasa. A las regiones que determinan la distribución de la grasa se han asociado genes que regulan el colesterol, la concentración de triglicéridos, la insulina y la resistencia a la insulina.

Estos estudios fueron posibles gracias a la financiación de proyectos de los Quinto y Sexto Programas Marco (5PM y 6PM) de la Unión Europea, y concretamente: EURO-BLCS («Marcadores biológicos, clínicos y genéticos del riesgo futuro de enfermedad cardiovascular»), respaldado por la línea presupuestaria «Calidad de vida y gestión de recursos vivos» del 5PM; EUROSPAN («Red de investigación sobre poblaciones europeas especiales: medición y aprovechamiento de variaciones genéticas para el descubrimiento de genes»), MOLPAGE («Fenotipado molecular para acelerar el progreso de la epidemiología genómica»), PROCARDIS («Método de mapeado del genoma completo y de genómica funcional para dilucidar la enfermedad coronaria precoz») y EURODIA («Genómica funcional de las células beta pancreáticas y de tejidos implicados en el control del páncreas endocrino para la prevención y el tratamiento de la diabetes de tipo 2»), a los que en total se adjudicaron 25 millones de euros por medio del área temática «Ciencias de la vida, genómica y biotecnología aplicadas a la salud» del 6PM. Los estudios se sustentaron también en una beca intraeuropea Marie Curie de la UE.

Los científicos europeos que participaron en estos estudios provienen de Austria, Croacia, Dinamarca, Estonia, Finlandia, Alemania, Islandia, Italia, Países Bajos, Noruega, Suecia, Suiza y Reino Unido.

 

Fecha de la noticia:12/10/10

Fuente: http://cordis.europa.eu/fetch?CALLER=NEWSLINK_ES_C&RCN=32639&ACTION=D

Resumen:Esta noticia habla,de como trás multitud de experimentos con más de 100.000 personas,se han descubierto 32 puntos pertinentes de los cuales 18 no se conocían.Una de ellas se encuentra en el gen que codifica una proteína receptora que responde a señales del intestino para qué regule la concentración de insulina y el metabolismo, y la otra se ubica cerca de un gen que se sabe que codifican proteínas que afectan al apetito.La conclusión que los científicos han obtenido de toda esta información,es que  al haber descubierto genes que influyen de manera importante en la distribución de la grasa y las diferencias entre hombres y mujeres.Confían  en sacar a la luz los procesos biológicos subyacentes decisivos.

Opinión Personal:Bueno,a mi este me parece un gran avance,ya que permitiría identificar a las personas que van a ser propensas a engordar,lo cuál serviría para poder tratarlas mejor...Este avance,también sería importante,para poder descrubir alguna cura,o al saber los genes que afectan a ello,poder sustituirlos por otros en perfecto estado.Es decir,que este a sido un avance muy importante.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Esther Costa y Sherezade Carrillo -

Parece ser que los descubrimientos actuales sobre las enfermedades de toda la vida están teniendo lugar en los genes. Hasta ahora, ningún científico se había planteado la idea de que enfermedades como la obesidad, parkinson, algunos cánceres y problemas en el miocardio hayan tenido lugar en el genoma humano. Espero que se siga progresando en esta nueva ciencia, que es la genética. ¡Saludos!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres